Java: Saltando de volcán en volcán

Java es, sin duda, un destino en sí mismo dentro de Indonesia. Yo solamente pude dedicarle un total de 8 días, muy intensos, en los que pude presenciar el fenómeno del blue fire, subir al crater de un volcán activo y disfrutar de los maravillosos templos de Borobudur y Prambanan, a tiro desde la activa Yogyakarta (también conocida cariñosamente como Yogya).

Mi andadura empezó cerca de Banyuangi, lugar ideal para acceder al volcán Ijen por uno mismo, y ahorrarse así una pasta. Yo opté por alquilar una moto (entre 4 y 7€) y despertarme bien temprano, 23:50, para subir tranquilo hacía el lugar en el que da inicio del trekking.

Importante: Todo cierra muy pronto en Java así que, si pensáis alquilar una moto, debéis hacerlo antes de las 16:30 o tendréis que buscar a alguien que os la alquile.

El trayecto en moto hasta ese punto requiere de una horita mas o menos. Una vez allí, deberéis pagar 100 o 150 mil IDR (rupias indonesias), en función de si es fin de semana o no.

Una vez hecho esto,  ¡a subir se ha dicho! Necesitaréis entre 45 y 120 minutos para llegar hasta arriba. Una vez allí, unos 30 minutos más para bajar dentro del cráter dónde, con suerte, podréis ver el extraño blue fire. Eso sí, hay que llegar con noche cerrada para poder contemplarlo. ¡Así que el madrugón está seguro!

Finalmente, si os aptece, podréis charlar con los superhombres que trabajan en tan pésimas condiciones extrayendo el azufre del volcán por unos miseros 5$ al día y/o esperar a ver el amanecer desde la cima para contemplar el bonito lago. Es una experiencia muy recomendable así que, si tenéis tiempo, no lo dudéis.

DCIM100GOPROGOPR1011.

Por otro lado, si preferís ir con guía o prescindir de alquilar una moto y conducir a oscuras, siempre tendréis la opción de alquilar un coche con conductor que os deje en el inicio de la caminata por unas 300-500 mil IDR.

De aquí y después de una paliza considerable de 6 horas en tren (28 mil rupias), llegué a Probolinggo, dónde hice noche para el día siguiente subir con transporte público (bemo, 5 mil IDR, y micro bus, 35 mil rupias IDR) hasta Cemoro Lawang, justo a los pies del área de la caldera del Bromo.

Cemoro Lawang es un pueblo desde el que se puede acceder a los miradores y a la caldera de forma gratuita y disfrutando al máximo de la experiencia. Si accedéis por otro punto o con guía, os cobrarán (además del guía) unas 200-500 mil IDR, la entrada al parque natural (200-300 mil IDR).

Dormí en el pueblo junto con una pareja de Uruguay por 150 mil IDR la habitación triple y juntos recorrimos el día siguiente los miradores, se llega caminando por la carretera que sale a mano derecha de las antenas, y la gran caldera volcánica de más de 10km de diámetro, para luego acabar coronando el Bromo.

El volcán estaba en activo y, teóricamente, estaba prohibido acercarse a menos de 1km, pero a nadie parecía preocuparle lo más mínimo, así que subimos hasta arriba y pudimos contemplar la fuerza descomunal del volcán, que incluso nos regalo algún susto. Después de su amago de explosión, el cráter quedó vacío pero la experiencia ya nadie nos la quita ☺.

DCIM100GOPROGOPR1071.

Fue una imprudencia acceder hasta el mismo cráter estando en activo, así que yo no lo recomiendo si os encontráis en la misma situación, pero cada uno debe hacer lo que considere.

Dicho esto, vamos a lo importante. Para llegar a los distintos miradores tardé entre 45 y 90 minutos, pues hay varios en la ruta. Se accede a ellos con el propósito de ver la salida del sol con el Bromo y el resto de volcanes como telón de fondo. El sol sale sobre las 5.30, así que hacer vuestro cálculo para llegar a verlo.

DCIM100GOPROGOPR1056.

Una vez vista la salida del sol, (en nuestro caso no demasiado, pues estaba nublado y la ceniza que expulsaba el Bromo medio tapaba el espectáculo) lo mejor que se puede hacer es desandar el camino y tomar el camino que sale a mano derecha, después de pasar el único puente qué vi en la carretera. En cuanto encontréis un cartel indicando prohibido pasar – sólo locales, sabréis que vais por el buen camino.

P_20160415_080446

Una vez abajo, podréis caminar por el desierto de ceniza y admirar la grandeza de los distintos volcanes, así como ver el templo hindú que hay en la caldera.

P_20160415_102130

Finalmente, si os animáis, podréis acceder al cráter del volcán Bromo y regresar a vuestro hotel por las antenas. Si os acercáis, veréis el camino.

De vuelta a nuestro hotel, nos duchamos y volvimos con el minibus hasta Probolinggo dónde tomamos un bus nocturno hasta Solo (125mil IDR), ya en el centro de Java y muy cerca de Jogyakarta.

La vuelta hasta Probolinggo nos costo 45 mil IDR en vez de 35 mil, pues los de la mini-van nos pedían 50 mil IDR o esperar a llenarla, a pesar de que no cabía nadie más allí. Cómo la gente estaba ya desesperada, pues alguno de ellos llevaban más de 2h esperando, no hubo más remedio que acceder a esta “pequeña estafa”.

Anuncios

Un comentario en “Java: Saltando de volcán en volcán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s