Preparativos: Cuestiones Sanitarias

El nivel de salud y seguridad antes, durante y después de un viaje, con indiferencia de la duración de éste, es uno de los mayores quebraderos de cabeza para cualquier viajero y por ello, voy a contar mi experiencia con motivo de la preparación del viaje.

A escasos 15 días de mi partida tengo resuelta buena parte de los contratiempos y obligaciones en las que todo viajero debe reparar. Me explico. Dada la duración de mi viaje he buscado la mayor seguridad médica posible con el fin de iniciar el viaje de la manera más tranquila posible,  reduciendo así el riesgo de sufrir pequeños percances.

A diferencia de otros viajes en la que la duración era menor, en éste he pasado por todos aquellos médicos que he creído convenientes. Así pues, en función de la duración de vuestro viaje y del destino al que viajéis podréis escoger aquellas opciones que creáis más adecuadas.

Algo antes de un mes de la fecha de partida sería un buen momento para empezar a pedir cita en todos aquellos centros que consideréis oportunos. Así lo hice yo.

Primeramente, fui a mi médico de cabecera con el fin de que me realizarán unos análisis los más completos posible y así asegurarme de salir en las mejores condiciones. Luego me encargué de pedir cita en un centro de vacunación internacional, con el fin de obtener asesoramiento y decidir qué vacunas serían necesarias para el viaje en cuestión. En esta ocasión me tocó inyectarme la vacuna de la rabia y el de la encefalitis japonesa. Anteriormente, ya me habían puesto la de la fiebre amarilla y la del tifus, además de las más típicas como el tétanos, hepatitis…

Es importante tener en cuenta que ciertas vacunas requieren de diversas dosis y que pueden demorarse hasta unos 30 días para completar el ciclo, por tanto, hay que ser previsores en este aspecto. Nosotros solemos utilizar esta web como orientación antes de iniciar un viaje a un nuevo destino.

También visité a mi dentista para asegurarme de no tener caries, pues no hay nada más molesto que un problema bucal. Sí como yo, hace años que no pasáis por uno, ¡os lo recomiendo!

Finalmente y en especial para aquellos que sufrimos de la vista, hay que ir al oculista a comprobar si la vamos a perder por completo y, si no es así, aprovisionarse de todo lo necesario para el viaje (o al menos para cubrir las necesidades de los primeros meses).

Así mismo, será importante llevar un botiquín con lo indispensable y contratar un buen seguro de viajes.

Xavi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s