Un día en Auschwitz

Siempre se ha dicho que la historia debe servir para no repetir los mismos errores que la humanidad cometió en el pasado y esto es lo que queremos transmitir con este post. Quizá uno de los posts que más cuesten escribir, hablando de cosas impactantes que han despertado en nosotros sentimientos que no podemos ni descifrar. Hoy queremos hablaros del día que visitamos Auschwitz, el campo de concentración más conocido entre los más de 50 campos de concentración o de exterminio que usaron los nazis mientras estuvieron en el poder.

Auschwitz es el lugar donde más de 1.300.000 personas perdieron su vida. Se cree que más de la mitad de ellos fueron asesinados justo al bajar de los trenes que los habían llevado hasta el campo, en las escalofriantes cámaras de gas. Desgraciadamente, Auschwitz sólo es el campo de concentración más conocido. Aproximadamente, 11.000.000 de personas fueron víctimas de estos campos por motivos ideológicos, religiosos o étnicos.

Nosotros visitamos el campo de concentración de Auschwitz en dos épocas distintas y por separado. Uno en verano (Xavi) y el otro en invierno (Núria). En el caso de Xavi, el visitó Auschwitz y Birkenau mientras que yo sólo visité Auschwitz.

En mi caso, lo primero que me encontré al entrar al campo de concentración era el famoso y sádico cartel de “El trabajo os hará libres” (“Arbeit macht frei“) que junto a la nieve, el frío y el panorama hacía que mi estómago empezara a retorcerse.

IMG_0885

Habiendo entrado, nos encontramos con la primera hilera de “pavellones”. Poco a poco y siguiendo al resto de personas, fui entrando en cada uno de ellos observando y leyendo todas las explicaciónes y todas las reproducciones, algunas de ellas muy escalofriantes.

IMG_0894

IMG_0910
Latas de Zyklon B, el gas que utilizaban los nazis en las duchas de gas.

Entre las exposiciones podías encontrar información sobre el número de víctimas, imágenes de aquellos que fueron prisioneros entre esos muros, de los que vivieron, de los que murieron y de hasta dónde llegaron estas barbaridades. Sobre cómo vivían y sobre cómo morían. También sobre los soldados y los médicos, sus utensilios, etc. Además, como podéis ver, el panorama frío y gris acompañaba a una información tan dura.

IMG_0887

También pude ver el conocido paredón de la muerte, donde muchos de los habitantes del campo fueron fusilados.

IMG_0927

Finalmente, antes de terminar la visita, visité uno de los lugares más espeluznantes en los que haya estado en toda mi vida: los crematorios.

IMG_0947

Una vez visto todo esto, volví a Cracovia intentando asimilar todo lo que mis ojos vieron durante esa larga mañana y con el firme convencimiento de que como humanidad no podemos permitir que algo así vuelva a pasar o siga pasando en lugares recónditos de este mundo. Así que como dijo George Santayana y dice la imagen superior: “El que no recuerda la historia está condenado a vivirla de nuevo“.

IMG_0912

Anuncios

2 comentarios en “Un día en Auschwitz

  1. Qué gran razón tiene George Santayana. Es un estupendo reportaje sobre este lugar. Yo he tenido la oportunidad de visitar Dachau (cerca de Munich, en Alemania) , otro de los famosos (por desgracia) campos de exterminio y de terror, y las sensaciones e imágenes que vi coinciden plenamente con las que muestras en este artículo. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s