Alsacia en Navidad (I)

Hace ya unas semanas os contábamos por redes sociales que nos marchábamos a la bonita región de Alsacia, en Francia, y es que creemos que no había mejor momento para visitarlo que en las fechas navideñas.

Llegamos al Aeropuerto de Basel el 18 de diciembre por la tarde. Volamos con EasyJet y los billetes, comprados unos dos meses antes, nos costaron unos 60€ por cabeza. Al salir del aeropuerto nos encontramos con William, el amigo que Xavi hizo en Nicaragua y que íbamos a visitar, y junto a su padre nos llevaron hasta nuestro hostal.

Aunque alojarse en Alsacia en cualquier otra temporada es bastante económico, en fechas navideñas se llena de gente viniendo de todas partes y países vecinos así que la alta demanda y la poca oferta hacen que los precios se disparen. Nosotros nos alojamos en el Hôtel du Ladhof pagando unos 50€ por noche. No lo recomendamos especialmente. La habitación es antigua y pequeña y el hotel está pasado un polígono industrial de Colmar, así que sólo si no tenéis otra opción (relativamente igual de precio) y/o viajáis en coche quizá os compense.

También existe Airbnb en la ciudad de Colmar, que era donde buscamos alojamiento, pero el único que intentamos nos terminó cancelando, así que ante la duda y con los precios subiendo nos decantamos por el hotel.

Una vez instalados en el hotel, salimos a cenar en un restaurante a las afueras de Colmar y luego nos fuimos a dormir.

Al día siguiente, de buena mañana, quedamos con nuestro amigo William, quién trajo consigo un arsenal de pastas deliciosas para desayunar, café y agua. ¡Un muy buen desayuno! Nos dirigimos primero a hacia el Castillo de Koenigsbourg (o Castillo del Rey). Este castillo, cuyas primeras fortificaciones fueron construidas hace más de 10 siglos, refleja perfectamente la historia de Alsacia, ya que durante la historia fue intercalando propietarios franceses y “alemanes”.

IMG_3759
Vistas del  y desde el Castillo desde la parte más alta

El castillo por dentro es espectacular y está muy bien cuidado. Además, se puede visitar en prácticamente su totalidad. El coste de la entrada con tarjeta “joven” europea son unos 7 euros, pero podéis consultar otros precios en cualquier momento en su página web.

IMG_3722
Detalles en el techo dentro del castillo

Cuando terminamos de visitar el castillo nos dirigimos a Riquewihr y por el camino pudimos disfrutar de las maravillosas vistas de los pueblos típicos alsacianos y sus viñas, de las que sale un vino exquisito y que tuvimos la suerte de probar.

IMG_3771

Llegamos a Riquewihr hacia el mediodía y estaba completamente abarrotado de gente. Había gente aparcada bastantes metros arriba de los viñedos, desde donde vimos una panorámica estupenda en la revista Viajar (pero no pudimos hacer la foto), aunque nosotros pudimos aparcar un poco más cerca por suerte.

El mercado navideño de Riquewihr ocupa una parte “relativamente” pequeña y está bastante concentrada, cosa que hace que se acumule mucha más gente. Paseando por las calles más tranquilas de Riquewihr puedes trasladarte a otra época y si te acercas al mercado podrás probar un poco de deliciosa comida alsaciana. Era uno de los lugares que nos hacía más ilusión visitar y no nos defraudó.

IMG_3789
Marché de Noël en Riquewihr
IMG_3807
Detalles paseando por Riquewihr

Después de visitar la ciudad, nuestro amigo nos llevó a la cima de una colina donde se encuentra un cementerio americano en honor a los soldados caídos. Desde allí se pueden llegar a ver pájaros bastante grandes, como halcones.

IMG_3823

Habiendo comido ya, fuimos a casa de nuestro amigo y de allí a Colmar, donde visitamos el mercado navideño de noche. En esta ocasión, aunque también había mucha afluencia de gente, el espacio que ocupa el mercado es mucho más extenso así que se podría pasear bien. El ambiente de la ciudad y sus calles iluminadas hace que te sientas mucho más navideño de lo que quizá te hayas sentido nunca y a nosotros nos gustó. Terminamos tomando una cerveza mientras paseábamos.

IMG_3832
Entrada al Marché de Noël de Colmar

Al terminar nuestra visita volvimos a casa de nuestro amigo, donde habíamos quedado para cenar con su familia. Allí probamos la riquísima comida alsaciana que nos preparo la encantadora madre de William y que no podemos enseñaros porque nos daba vergüenza sacar la cámara en mitad del comedor, pero era espectacular.

Después de la cena, volvimos a descansar a nuestro hotel, ya que queríamos visitar muchas cosas al día siguiente antes de tener que volver a casa.

Anuncios

Un comentario en “Alsacia en Navidad (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s