48 horas en Ámsterdam (Parte 2)

El día en Ámsterdam empezó de un modo increíble. Hacía buen tiempo y la lluvia se mantenía a ralla. Después de todo el día paseando por la ciudad y de toparnos con el evento benéfico más curioso y divertido que hemos visto hasta el momento, decidimos volver tranquilamente y sin nada de prisa hacia el centro de la ciudad, ya que en ese momento aún nos encontrábamos cerca del Vondelpark.

Fuimos cruzando canales hasta llegar a uno de los puntos imprescindibles para cualquiera que visite Ámsterdam: el Bloemenmarkt 🙂. El mercado de las flores se encuentra en el canal Singel a 5 minutos del Begijnhof, ese remanso de paz que os mostramos en el último post.

P1310070

El origen de este mercado se remonta a mediados del siglo XIX, cuando estaba ubicado en otra ubicación y se llamaba Plantenmarkt. Dos décadas después de su apertura, el mercado se trasladó hasta su ubicación actual.

Este mercado siempre ha sido considerado como el lugar favorito de los habitantes de Ámsterdam para comprar flores. Aunque no tenemos muy claro si hoy en día seguirán pensando lo mismo, ya que, a pesar de que sigue siendo un sitio muy chulo, las flores cortadas han sido prácticamente substituidas por aquellos recuerdos que los turistas se pueden llevar, como pueden ser unos bulbos de tulipanes… De todos modos, es un lugar curioso y… ¡toda una experiencia! 🙂

Después de visitar el mercado seguimos caminando por el canal Singel hasta que éste se cruzaba con una calle principal. Una vez allí, nos comimos un helado de 1€ (ya os podéis imaginar de donde… :D) y nos dirigimos a nuestro próximo objetivo, al final de la Reguliersbreestraat: la Rembrandtplein.

P1310075
Rembrandtplein.

Como bien os podéis imaginar, esta plaza se llama así en honor al maravilloso pintor Rembrandt van Rijn, aunque su origen no tiene nada que ver con él. La historia de esta plaza se remonta a la Edad Media, cuando en ella había una puerta de la muralla protectora de la ciudad.

Al terminar de este paseo, pasamos por un supermecado de la cadena Albert Heijin que vimos por el camino y… ¡en el que hacían sushi! Como ya sabéis, nos encanta la comida asiática y si hay una buena relación calidad-precio, ¡mucho mejor! Nos cogimos un poco de fruta ya cortada, unos noodles instantáneos y un sushi con una pinta espectacular. Todo esto por sólo 23€ 😉.

Teniendo ya nuestra cena, nos volvimos tranquilamente hasta nuestro hotel pasando por el Barrio Chino. Nos pusimos a cubierto del frío y nos relajamos hasta que llegó una hora relativamente “normal” para cenar. Arrasamos con la comida y la verdad es que el sushi era muchísimo más bueno que muchos “take-aways” que conocemos.

Habiendo cenado, nos volvimos a vestir y nos dispusimos a empezar nuestra operación de descubrir Ámsterdam por la noche. Empezamos por el centro. Fuimos hasta la altura de la estación central de trenes y subimos, poco a poco, hasta la Plaza Dam, descubriendo de noche las antiguas casas de la ciudad.

P1310120

Desde allí nos dirigimos a uno de los barrios más conocidos a nivel mundial, ¡el Barrio Rojo! La verdad es que, al menos en mi caso, tenía mucha curiosidad. Siempre había escuchado muchas cosas sobre esta zona de Ámsterdam, pero nunca había sido capaz de imaginármelo. Aunque visitarlo por la noche fue un poco estresante por la masiva afluencia de gente, en mi opinión, es el momento en que éste mucho más auténtico.

P1310132

Después de nuestra “visitilla”, nos marchamos andando hacia el Barrio Chino y nos paseamos un poco en busca de algún lugar donde degustar la cerveza holandesa sin que nos sacaran vaciaran los bolsillos. Terminamos desistiendo y, de vuelta a nuestro hotel, encontramos un bar relativamente asequible así que nos sentamos a tomarnos unas cervezas. Al terminar, estábamos muertos así que nos fuimos a descansar.

A la mañana siguiente, nos despertamos y fuimos a comprar un poco de desayuno por el barrio donde teníamos el hotel, el Barrio de Jordaan (se dice que es la zona de moda). Comimos genial y bastante por menos de 10€ ;). Habiendo comido, hicimos el check-out y dejamos las maletas en el hotel, ya que nos íbamos a una excursión que muy pronto os contaremos :D.

Al volver de nuestra pequeña aventura coincidimos con una de las carreras más populares de la ciudad y, aunque bastante lejos, pudimos ver la salida :). Fuimos andando hasta el Barrio Chino, ya que el día anterior había habido algún lugar que nos había gustado así que terminamos comiendo un buen ramen cada uno y unas empanadillas chinas por 21€ 😀.

P1310110

Después de esto, paseamos un poco más por el centro y volvimos al Barrio Rojo para verlo a plena luz del día. Allí coincidimos con una fiesta de cumpleaños infantil, que nos proporcionó una imagen totalmente inesperada de la zona :). Poco tiempo después de esto, nos marchamos a buscar nuestras mochilas y pusimos rumbo al Aeropuerto de Ámsterdam. Poco a poco fuimos consumiendo los últimos instantes d nuestra escapada 😦

P1310114

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s